martes, 24 de marzo de 2020


ESTRAGOS DA GUERRA. REFUGIADOS ESPANHOIS EM PORTUGAL DURANTE A GUERRA CIVIL ESPANHOLA E PÓS-GUERRA IMEDIATO. SOLIDARIEDADE E VIDA NA RAIA.
ESTRAGOS DE LA GUERRA. REFUGIADOS ESPAÑOLES EN PORTUGAL DURANTE LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA. SOLIDARIDAD Y VIDA EN LA RAYA.
PUEDE DESCARGASE, LEERSE, COMPARTIRSE, IMPRIMIRSE, ETC.  LIBREMENTE LA REVISTA COMPLETA EN UNO DE ESTOS ENLACES:

Documento 112 de https://moisescayetanorosado.blogspot.com/p/paginaprueba.htm






En el número 22 -en 2019- de esta Revista O PELOURINHO nos centramos en el estudios del Exilio, Emigração e Repressão na Raia Luso-Espanhola/Exilio, Emigración y Represión en la Raya Luso-Española, con 13 trabajos que ocuparon 226 apretadas y emotivas páginas, donde analizamos el duro discurrir de nuestros dos estados peninsulares a lo largo de las tremendas dictaduras del siglo XX.
Al año siguiente, 2019, ahondamos en las reflexiones sobre Lutas, Vítimas e Lugares da Repressão nas Ditaduras Ibéricas/Luchas, Víctimas y Lugares de la Represión en las Dictaduras Ibéricas, con 10 aportaciones igualmente de autores españoles y portugueses, como en la anterior ocasión. Fueron 298 páginas de emotivo análisis, nuevamente de los oscuros y largos años de las distintas dictaduras ibéricas, que se ensañaron brutalmente contra los hombres y mujeres más comprometidos de nuestra sociedad.
Ahora, completamos la trilogía con estos estudios donde reflexionamos sobre el sufrimiento humano ocasionado por la Guerra Civil española (1936-1939) y su larga posguerra, llenas de violencia, represión y miedo, miseria y dolor, hambre y huidas a la desesperada.
Son 14 colaboraciones centradas fundamentalmente en los sucesos acaecidos en la Raia/Raya luso-española, a causa del atroz enfrentamiento, de la sanguinaria persecución de los vencidos… y del acogimiento que en el país vecino tuvieron los españoles rayanos que buscaban la “tabla de salvación” temporal o definitiva en las tierras hermanas. Más temporal que definitiva, lo sabían, porque no eran desconocedores de que la dictadura salazarista les preparaba, en la mayoría de los casos, la trampa de una entrega inmediata a los militares sublevados y los temidos falangistas, que los buscaban por las tierras vecinas sin reconocer fronteras ni tratados internacionales de refugio. Pero de quedarse en sus lugares de origen o de ser entregados, sabían que las cárceles siniestras y los fusilamientos eran destinos seguros para ellos; ahora bien, siempre les quedaba la esperanza de un cambio de suerte en la contienda, o la posibilidad de ser deportados, camino de la zona republicana u otro lugar del extranjero.
Los sufrimientos de los miles de huidos -militares y civiles; hombres, mujeres, niños; con y sin adscripción política-sindical-  desde Galicia hasta Huelva, pasando por Castilla-León y Extremadura, y la solidaridad del pueblo trabajador, sencillo, empobrecido pero concienciado, generoso y arriesgado (frente al colaboracionismo Salazar-Franco), desde Minho hasta el Algarve, pasando por Tras-Os-Montes, las Beiras y Alentejo, son referenciados en los distintos ensayos e investigaciones que ahora presentamos. La reflexión se extiende a los lazos de “comunión rayana” que suceden a tan dramáticos acontecimientos, a nuestro subsiguiente discurrir, difícil, trabajoso, sobresaltado, ensombrecido por ambas dictaduras, que tanto se alargaron en el tiempo, muriendo casi a la vez a mediados de los años setenta, tras casi medio siglo de alargada sombra.
Este monográfico ha sido posible primero gracias a un primer intercambio de opiniones con Jacinto César, paseando por Campo Maior, que me estuvo comentando el papel de los pueblos campomaiorense y elvense en la acogida de refugiados de Badajoz y alrededores. Un trabajo de recreación de aquellas vivencias publica aquí su hijo Eduardo César, basado en los relatos que le oyó a su abuelo.
A partir de ese momento -mediados de agosto de 2019- me puse en contacto con quien podría indicar los mejores colaboradores para este proyecto, dado su superior conocimiento de la temática, sus trabajos de campo extraordinarios y la solvencia de su nombre ante posibles colaboradores con quienes contactar, tras su sugerencia. Hablo de la antropóloga Dulce Simões, cuya presencia en este número es imprescindible -y sus conocimientos y relaciones con otros investigadores ciertamente han sido decisivos-, presentando un texto lleno de sabiduría y emotividad sobre los refugiados españoles, su tratamiento por los investigadores, y su experiencia y testimonios recogidos en la zona de Barrancos, lugar emblemático de acogida.
Ella sugirió -fructíferamente, pues han respondido con sus textos a la llamada- los nombres de Fábio Alexandre Faria, Luís Cunha, Moisés Alexandre Antunes Lopes, Ángel Rodríguez Gallardo, Carolina Henriques Pereira y Paula Godinho, que por su parte nos llevaría a otra colaboración enriquecedora: la de Maria Fernanda Sande Candeias. Gran plantel que examina globalmente el proceso dramático de los refugiados en toda la frontera en general, y los puntos más importantes de entrada y acogida en particular, así como las relaciones subsiguientes en las zonas rayanas.
Nuestro coordinador y editor, Faustino Hermoso, nos pondría en contacto con su colega de la Universidad de Extremadura, Clara Sanz Hernando, que aporta la visión de la “Matanza de Badajoz” desde la prensa portuguesa.
Por mi parte -además una aportación reflexiva- recabé la ayuda del profesor Manuel Loff, viejo conocido de palestras compartidas, así como de mi compañero en los estudios históricos Rui Rosado Vieira, que ya había escrito sobre esta temática en nuestras publicaciones de O PELOURINHO.
Y así, hemos podido conformar este volumen, en el que el orden de presentación de los trabajos sigue el criterio de comenzar por los generalistas sobre refugiados en la Raia/Raya -estudios e investigaciones del proceso, sus circunstancias, casuísticas, anecdotario, temporalizaciones…-. Vamos después especificando por distintos lugares cruciales de la misma en cuanto a volumen y características de acogimiento, protección o/y delación -zona de Barrancos/Encinasola-Oliva y entorno, Elvas y Campo Maior/Badajoz y alrededores, Minho/norte de Portugal, Caldas da Rainha…-, con su riqueza de testimonios solidarios, emotivos y la terrible zarpa oficial colaboracionista, amenazante y represiva. Volvemos a continuación la vista a la propia tragedia de la Guerra Civil contemplada desde el lado portugués, de la prensa escrita a la creatividad narrativa.  Después se presenta una rica semblanza posbélica de las relaciones sociales en la frontera norte, ejemplificadora de lo que sería la fraternidad rayana. Y terminamos con una reflexión global sobre esta “huida a la desesperada” en la Raia/Raya, acogimiento social, y circunstancias posbélicas del desenvolvimiento comunitario en este espacio tan duro para los más desfavorecidos, en medio de la represión oficial y la necesidad de emigración hacia lugares más prometedores. Volumen que ahora, tras nueve meses de iniciada su “procreación”, sale a la luz para que todos tomemos o/y volvamos a tomar cuenta de lo que fueron y siguen siendo nuestras relaciones de fraternidad, en medio de las dificultades y tragedias.
Moisés Cayetano Rosado
Director de O PELOURINHO




martes, 3 de marzo de 2020

miércoles, 26 de febrero de 2020


ALTER DO CHÃO, CRATO Y PORTALEGRE
 
La ciudad de Portalegre, importante núcleo desde el Medievo, por su producción de tejido de lana, posee un castillo de finales del siglo XIII, ordenado construir por el rey Don Dinís. Se conservan aún tres de las diez torres originales de la muralla y otras tres puertas de las ocho que se abrieron en ella; lo podemos ver en nuestro paseo por sus calles laberínticas.
La (catedral), construida entre los siglos XVI y XVIII, sobresale -como el castillo- del caserío, con sus dos torres rematadas en punta, destacando en el interior sus cinco capillas. Al lado está el Museo Municipal, instalado en una casona del siglo XVI, con importantes piezas de arte sacro, mobiliario y cerámica, así como una destacada colección iconográfica de San Antonio.
Ciudad de conventos (imprescindible visitar el que aloja a la GN) y palacios, sin igual en patrimonio del siglo XVIII, es digna de callejear reposadamente, descubriendo en sus pequeños restaurantes las habas guisadas con chorizo y tocino, sopa de bacalao, cabrito asado, conejo empanado, su delicioso pan con pasas y, de postre, tocinillo de cielo y bolo real.
En Crato, porque en esta villa, que fue sede de la Orden Militar de los Hospitalarios y después de Malta, tenemos un apreciable conjunto de casas de piedra labrada, con arcos ojivales, y un buen patrimonio religioso y palaciego barroco, sin olvidar su recia fortificación abaluartada, curiosamente encalada sobre la misma piedra. Un kilómetro antes, veremos el monasterio fortificado Flor da Rosa, del siglo XIV, donde lo religioso y militar de las órdenes de caballería queda de manifiesto de la forma más clara y bella, dada su robustez, potencia de los arcos y magnificencia del conjunto.
Más adelante -siempre hablando de entre 10 y 20 kms.- tenemos Alter do Chão. ¡Qué magia la de sus calles antiguas empedradas y las fachadas blancas, con esa especie de brazos levantados que son las chimeneas! Ciudad de creación romana, fue reconstruida en el siglo XIII y mantiene en su centro un castillo del siglo siguiente, donde se alternan las torres rectangulares con las cilíndricas, de cobertura cónica: ¡inexcusable la visita!

miércoles, 19 de febrero de 2020


BEJA, SERPA, MOURA
Moisés Cayetano Rosado
Beja tiene uno de los castillos más imponentes de Portugal (de casi 40 metros de altura), con cierto parecido al de Estremoz, pero de visita más sustanciosa y rica en contenidos históricos: desde su fundación bajo el mandato de Julio César hasta la Edad Moderna, pasando por la dominación musulmana y cristiana; desde lo alto, las vistas son extraordinarias. Sus numerosos museos (destacando el Museu Regional), el caserío de sabor medieval, las plazas y rincones, peleourinho, murallas exteriores, arco romano… forman un conjunto de visita imprescindible. Comer en esta capital del Bajo Alentejo es una delicia, especialmente en sus tascas (casas de pasto).
Las “cinco cartas de amor de Sor Mariana de Alcoforado a un joven oficial francés de servicio en Beja durante la Guerra de Restauração” (jovencísima monja “a la fuerza” en Beja) constituyen una de las leyendas más curiosas de esta ciudad (http://cai.sg.inter.edu/reveduc$/prdocs/V42A06.pdf), junto a la del propio escudo de su bandera local: una vaca que, envenenándola, sirvió para matar a una serpiente asesina, el mayor problema de la población.
Serpa posee un castillo de origen musulmán, reconstruido por el rey Don Dinis en el siglo XIII, muy afectado por los bombardeos de guerras sucesivas, pero actualmente muy bien rehabilitado. También destaca un espectacular acueducto del siglo XVII, con grandes arcos,  construido para abastecer el palacio de los condes de Ficalho. De Serpa es muy apreciado el queso de oveja, especie de torta para untar, de los mejores del mundo. El restaurante O Alentejano -siempre lleno- es uno de los lugares “de culto” para comer cocina autóctona, sin olvidar otros como Arrocinho de Feijão, en una entrada de la población.
El nombre de ciudad, plasmado en su escudo, hace referencia a una “serpiente-dragón”, muy común en la heráldica portuguesa,
Moura conserva restos rehabilitados del castillo medieval, reconstruido en el siglo XVI, junto a un magnífico jardín romántico de agradabilísimo recorrido. Su barrio morisco, muy bien encalado, adornado con macetas y de muy cuidado empedrado, es uno de los más admirables de Alentejo. Su Iglesia Matriz es monumental en su interior, y la fachada manuelina es una de las más bellas de Portugal. Delante, presenta un airoso pelourinho.
Una leyenda trágica se simboliza en su escudo, con una princesa mora muerta a los pies del castillo, al creer que a su amado lo habían asesinado los cristianos, que entraron en la población disfrazados con las ropas de su prometido y séquito, conquistándola tras serle abiertas las puertas, por el engaño.

lunes, 17 de febrero de 2020

VISITA A VILA VIÇOSA Y ÉVORA
Ayer domingo tuve el placer de "enseñar" las poblaciones alentejanas de Vila Viçosa y Évora a un grupo de unos 50 alumnos de la Universidad de Mayores de Badajoz. Un día completo de historia, arte y... gastronomía.
Delante de la Porta de Évora, en la fortaleza medieval de Vila Viçosa
Delante del Templo romano de Évora

El órgano del Santuário de Nossa Senhora da Conceição de Vila Viçosa suena para nosotros, el grupo de alumnos que acompañé por Vila Viçosa y luego Évora, el domingo 16 de febrero. ¡Gran amabilidad del organista!

sábado, 15 de febrero de 2020

ENLACES PARA VER, LEER, IMPRIMIR, COMPARTIR... EL LIBRO UNA NIÑEZ HUNDIDA EN LA TORTURA
YA ESTÁ, A LIBRE DISPOSICIÓN DE QUIEN LO DESEE, PARA VER, LEER, COMPARTIR, IMPRIMIR... EL LIBRO UNA NIÑEZ HUNDIDA EN LA TORTURA, ANUNCIADO AYER EN ESTE BLOG, Y QUE DIVERSOS AMIGOS ME HABÍAN SOLICITADO.
AGOTADA SU EDICIÓN A PRINCIPIOS DE LOS AÑOS OCHENTA DEL PASADO SIGLO, AHORA ES POSIBLE  DISPONER DE ÉL GRACIAS A LA MAGNÍFICA LABOR LLEVADA A CABO POR EDUARDO SÁNCHEZ GARCÍA, QUE SE OFRECIÓ GENEROSAMENTE PARA HACER EL LABORIOSO TRABAJO DE ESCANEARLO. FAUSTINO HERMOSO RUIZ COMPRIMIÓ EL PDF PARA ALIGERAR SU "PESO", Y AÑADIÓ LAS NOTAS FINALES QUE REDACTÉ PARA LA OCASIÓN, ASÍ COMO TRES SUSTANCIOSAS CARTAS DE LECTORES EN SU MOMENTO.
LES QUEDO MUY AGRADECIDO POR "RESUCITAR" UNA OBRA QUE EN SU DÍA FUE UN "TORMENTOSO" ALDABONAZO A LAS CONCIENCIAS, Y QUE HOY SIGUE ESTANDO DE ACTUALIDAD POR LA MALDAD HUMANA QUE NO CESA.
ESTOS SON LOS ENLACES DONDE ESTÁ DISPONIBLE:


y

viernes, 14 de febrero de 2020


“UNA NIÑEZ HUNDIDA EN LA TORTURA”: NOTA FINAL… Y ACTUAL

En breve, el PDF lo pondremos a disposición libre para leer, copiar, compartir, en distintos "servidores"

Publicado cuando tenía 25 años, este libro me dio bastantes quebraderos de cabeza. El Periódico HOY de Extremadura montó en cólera, y publicó desmentidos de internados… a los que ni se nombra (algo les sonaría); la Diputación de Badajoz trató de querellarse contra mí, pues regía cierta residencia asistencial a la que veía “retratada”. Incluso para “suavizar” la “cólera biempensante” tuve que ordenar la retirada temporal en librerías de ejemplares, que finalmente se vendieron en número de 7.000 o más, por toda España.
Recibí, eso sí, muchas cartas con testimonios de vivencias y de gratitud por parte de chicas y chicos que habían sufrido algo… y más de lo que aquí se relata, y solamente una carta airada de una “Hija de la Caridad” (van dos fotocopias de las primeras, y la de la segunda postura).

Desde hace unos años, se están publicando testimonios similares a los que en este libro se contienen. Incluso más duros: el terrible tema de los abusos sexuales a niños internados en centros asistenciales, seminarios, etc., que yo no toqué porque no tuve conocimiento de ellos en aquellos años en que el tabú era tan impresionante que nadie se atrevió a contarme semejantes crímenes.
Sirva ahora como testimonio de lo que fue, y puede que siga siendo todavía.

sábado, 8 de febrero de 2020


“DOCUMENTÁRIO” Y COLOQUIO SOBRE LAS TORTURAS DE LA PIDE EN EL MUSUE DO AJUBE
Moisés Cayetano Rosado
Asisto el 5 de febrero, junto a Gabriel Montesinos (último alcalde socialista de Badajoz, como se lo presenté a Luis Farinha, director del Museu, y a los intervinientes en el coloquio, lo que les congratuló) a la proyección del Documental que lleva por título “48” (los años de dictadura salazarista), de la realizadora Susana Sousa Dias. La semana anterior se había proyectado “Naturaleza Morta” y para la próxima semana se hará igualmente con “Luz Obscura”, también sobre la Dictadura y las torturas a presos políticos. ¡Impresionante labor la del Museu do Aljube (https://www.museudoaljube.pt/) en actos de Memoria Histórica, reflexión y conocimiento con presencia (como fue el caso) de jóvenes a los que se le muestran las interesantes instalaciones del Museu, y asisten a las actividades públicas que se realizan!
El film, de 93 minutos, nos presenta los rostros fotografiados por la PIDE para su ficha policial de los resistentes antifascistas (mayoritariamente comunistas), “jugando” con la iluminación de la cámara, que va “aclarando” las imágenes, desde un comienzo oscuro, para volver a esa misma situación en tanto la víctima-protagonista relata (entrevistada actualmente por la realizadora) su paso por las cárceles y las salas de tortura, en que eran brutalmente apaleadas/os y sometidos a terribles castigos, como la “tortura do sonho”, en que estaban una semana e incluso dos y hasta más sin dormir, porque entre gritos y palizas conseguían los policías mantenerlos despiertos. Policías jóvenes, como ellos mismos, capaces de las mayores atrocidades: padecimientos de hambre y sed, inmovilización de pie (“estatua”) durante varios días, golpes indiscriminados, humillaciones…
Uno de los torturados: António Gervasio, recientemente fallecido.
El tiempo del documental transcurre lento, intencionadamente, con susurros, respiraciones entrecortadas de los protagonistas, declaraciones serenas pero llenas de emotividad…, pasando alternativamente de uno a otro, de una a otra, en increíble sucesión de sufrimiento. La imagen es de aquellos años oscuros de medio siglo atrás, más o menos; la voz, de ahora. Susana Sousa Dias reconoció que aunque de cada protagonista se exhiben cinco o seis minutos de declaraciones, las entrevistas individuales duraban alrededor de cinco horas, interrumpidas por el desmoronamiento ante los recuerdos, y los llantos compartidos de protagonistas y realizadora.
El coloquio no pudo ser más provechoso y emocionante. Participando buena parte del numeroso público asistente, sobre todo los jóvenes del último curso de secundaria (de 17-18 años), unos 20 chicos y chicas, que ocupaban las dos primeras filas, y preguntaban acertadamente, sin cesar.
Los protagonistas de aquellos horribles sucesos, presentes en el coloquio, fueron los militantes antifascistas Domingos Abrantes, Conceição Matos (matrimonio) y Adelino Pereira da Silva. Tres auténticos héroes, como se reconoció y homenajeó en las intervenciones del público.
Ellos mostraron una entereza admirable, siendo su testimonio de un valor incalculable para todos. Y entre el aluvión de preguntas, se insistió en lo que recuerdan con más desgarro, que no son los momentos del sufrimiento en los interrogatorios, sino el que después de la Revolução dos Cravos, la justicia no se impuso en todo su rigor, siendo muchos los PIDEs que salieron bastante bien parados, haciéndose en muchos casos “borrón y cuenta nueva”. “Como en España -les dije a nuestros protagonistas, al terminar el acto-, con un Billy el Niño, inspector-torturador, lleno de medallas que aún retiene, como retiene un sobresueldo importante por su méritos”.
De izquierda a derecha: Domingos Abrantes, Susana Sousa Dias,
Conceição Matos y Adelino Pereira da Silva.
Domingos Abrantes diría en el propio coloquio que la Revolução dos Cravos “morreu” el mismo día en que se realizó, al nombrar Presidente del Consejo da Revolução al general Spínola, que “riscó” la palabra “democracia” del “Documentos dos Capitães”, quiso continuar con las colonias (aunque con cierta autonomía) y mantener a la PIDE en esos territorios (la oposición de la izquierda y de los “Capitães” le frustró sus intenciones, por lo que dimitiría el 28 de septiembre de 1974, y trató de dar un golpe de estado en marzo de 1975, aunque luego el socialista Mario Soares lo elevaría a Mariscal y lo restituyó en todos los honores).
La serenidad en sus testimonios de Conceição Matos, tan dulce y firme, nos sobrecogió. Y Adelino Pereira da Silva estuvo tan brillante como siempre, como cuando lo oí hace poco más de dos años en este Museu do Aljube (https://www.regiondigital.com/blogs/54-el-blog-moises-cayetano/1870-memoria-y-dignidad-en-el-museu-do-aljube.html). Recuerdo la anécdota que contó de cuando llamaban a la puerta de los opositores, y se tenía acostumbrados a los niños de la casa a permanecer callados, para evitar que la PIDE supiera que había gente dentro: “Não há ninguém”, diría una niña pequeñita, en voz muy baja, poniéndose un dedo sobre los labios, recordaba Adelino.
¡Todo un lujo compartir una tarde con personajes tan ejemplares y con público tan comprometido, de todas las edades!

martes, 4 de febrero de 2020

VISITA A VILA VIÇOSA Y ESTREMOZ
 
VILA VIÇOSA.
Vila Viçosa es la villa, la ciudad “viciosa”, o sea, exuberante, llena de verdor. Conocida y visitada principalmente por su Palacio Ducal, grandiosa construcción levantada entre los siglos XVI y XVIII, que domina una enorme plaza en cuyo centro se alza la estatua de D. Juan IV, el primer Bragança que llegó al trono de Portugal. Monumento de 110 metros de longitud, de mármol blanco y gris, de 50 salas visitables.
Únase a ello la Pousada D. João IV, en un lateral, de exquisito gusto, digna de recorrer en sus galerías llenas de tesoros en muebles excelentes, más tapices y cuadros, claustro agradabilísimo. Cerca está la curiosa Porta dos Nós y un rosario de iglesias, palacetes y rincones agradables de ver..
Las murallas del Casco Antiguo, mandadas levantar en el siglo XIII por el rey don Dinis, fueron reforzadas con bastiones en el siglo XVII. Su conservación es ejemplar, y pueden ser recorridas totalmente.
En su interior se encuentra la Igreja de Nostra Señora da Conceição, remodelada en los siglos XVIII y XIX; el cementerio -donde podemos visitar la tumba de la gran poetisa romántica Florbela Espanca, natural de Vila Viçosa- primorosamente cuidado, y el castillo artillado renacentista, rodeado de profundos fosos, en cuyas salas y corredores se encuentra un Museo Arqueológico, así como el Museo de la Caza, con armas y piezas cobradas por los duques de Bragança en todo el mundo.
En una de las rampas de salida de este recinto fortificado veremos el Pelourinho, gótico-manuelino, del siglo XVI, de fuste cuadrangular pizarroso de 8 metros de altura, base de mármol, como la esfera calada, de hojas de acanto, superior. En otra salida, mirando hacia la expansión urbana de la ciudad: dos cañones del siglo XVII, utilizados en la Guerra de Restauración, que les llevó a independizarse de España en 1668.
ESTREMOZ.
Estremoz es una de las poblaciones más vistosas del Alentejo. La torre del homenaje de su castillo medieval (hoy Pousada: Parador español) tiene 27 metros de altura y está construida en mármol de las canteras que cubren la comarca. En el segundo piso hay una sala octogonal de ventanas trilobuladas, y coronan la construcción pequeños merlones piramidales. A su alrededor, el legado histórico-artístico es importantísimo: Sala de Audiencias del rey Don Dinís, con bella columnata gótica exterior y bóveda interior estrellada; iglesia de Santa María, del siglo XVI; casas góticas y manuelinas; callejuelas estrechas, y Museo Municipal.
La fortaleza medieval está rodeada por una muralla abaluartada del siglo XVII, con 13 kms. de perímetro. Abajo está el Rossío, inmensa plaza donde los sábados se celebra un concurrido mercado.
Ahí se encuentra la Câmara Municipal (instalada en el antiguo Convento dos Congregados), de imponente fachada barroca, ondulada, en mármol blanco, con azulejería de enorme belleza en sus escaleras, pasamanos y peldaños de mármol y claustro renacentista.
Otro tesoro cercano al Rossio es la Igreja de S. Francisco, de fachada rococó e interior románico tardío, con capillas góticas y renacentistas, que es toda una lección primorosa de historia del arte. En nave lateral se encuentra el túmulo de Vasco Esteves Gatuz, del siglo XIV, que es uno de los ejemplares de arte gótico funerario más relevantes de Portugal,clasificado -como la propia iglesia- Monumento Nacional.
Entre las callejuelas laberínticas tenemos uno de los restaurantes populares más prestigiosos del Alentejo: la Adega do Isaías; en el interior, rodeados de grandes toneles de vino arrimados a la pared, podremos saborear en sus mesas rústicas un delicioso arroz con lebre, una sopa de espargos bravos, una açorda alentejana, un ensopado de borrego o unas migas con carne de cerdo, sin rivales.
Muy cerca, otro restaurante familiar (de entre los muchos que atesora la población) merece nuestra visita: Pixa Negra, que ofrece uno de los menús más económicos y completos que nos sean dados a conocer, de alta calidad. Sus: sopa de grão com agriões y el caldo verde, canja de galhina, bacalhau com patataa e cebolas, feijoada com enchidos de porco, burras assadas... tienen el encanto de lo tradicional, preservado en cocina sencilla, sabia, tradicional.

jueves, 30 de enero de 2020


PÉRDIDA DEMOGRÁFICA Y VACIAMIENTO RURAL

Moisés Cayetano Rosado
Doctor en Geografía e Historia

Si al comenzar el siglo XX la población mundial era poco más de la que tiene China ahora -mil quinientos millones de habitantes-, en la actualidad la cifra se ha disparado a siete mil ochocientos millones, según los datos de las Naciones Unidas. Y si entonces Europa representaba el 25%, ahora no llega al 10%, con una tendencia a la caída porcentual preocupante, pues mientras el crecimiento vegetativo de nuestro viejo continente es del 0’4 anual (en la Unión Europea, 0’2%), América Latina tiene el 0’9%, Asia meridional el 1’2%, el Mundo árabe el 1’9% y África nada menos que el 2’7%, a pesar de sus altos índices de mortalidad infantil, debido a sus elevadas tasas de natalidad, como nos muestran los datos del Banco Mundial.
En este maremágnum de cifras, debemos señalar que solamente entre China y la India acaparan el 37% de la población del planeta, con 2.830 millones de habitantes, a los que si sumamos el Continente africano sube a la cifra de 4.150 millones: el 53% del total. Nuestra país, España, con sus cuarenta y siete millones, no representa más de un 0’6%, y casi seis millones de ellos son inmigrantes procedentes del norte de África, Europa del Este y Latinoamérica, zonas en proceso de expansión demográfica y densas salidas migratorias, controladas o no.
¿Qué nos revelan estos datos de cara al futuro? Por una parte, que el área africana en general, el Mundo árabe, Asia meridional y Latinoamérica seguirán creciendo exponencialmente, mientras que la Unión Europea (como también Norteamérica) perderá población propia, a causa del diferente crecimiento vegetativo de sus respectivas áreas. O sea, nosotros somos una población envejecida, con muy poco relevo poblacional, llegando a superar las defunciones a los nacimientos; las áreas “emergentes” o “Tercer Mundo”, por el contrario, tienen una población con altas tasas de renovación, muy joven, con necesidad de encontrar lugares donde desarrollar un proyecto de vida que en sus lugares de origen lo tienen más que difícil.
Por tanto, por un lado va a resultar cada vez más complicado retener los movimientos migratorios de esas áreas que se van superpoblando y buscan acomodo en estas nuestras que retroceden no solo en la participación porcentual sino en las propias cifras absolutas. Por otro lado, el hecho de tener una población propia galopantemente envejecida dificulta nuestro propio desarrollo productivo, por no decir el mantenimiento de la creciente “Tercera Edad”, los jubilados, que cada vez constituirán el grupo más importante de los habitantes del “mundo desarrollado”.
Por lo que a España respecta, en estos días, el INE, la AIReF, la ONU y Eurostat, han indicado que necesitaríamos quintuplicar el número de inmigrantes para sostener la jubilación. Y no únicamente para ello, sino también para evitar la despoblación y convertirnos en un país insignificante dentro del panorama mundial, donde ahora ocupamos aún el puesto número 30 del ranking poblacional por naciones. Pero el resto de Europa occidental no es ajena a esta necesidad, con lo que o ponemos “barreras al campo” y lo dejamos así, de recreo para los pocos que queden, o se abren sus espacios territoriales a una “nueva invasión de los bárbaros (extranjeros)”, que dinamicen y equilibren las pirámides poblacionales, aún a costa del “peligro civilizatorio”.
No creo que la fórmula de “animar” a la población autóctona a tener más descendencia surta efectos. Por una parte, porque el coste de la vida y las perspectivas laborales no están para muchos ánimos; por otra, porque si se alcanza un buen nivel de recursos materiales, hay una tendencia muy extendida en nuestras mentalidades actuales a disfrutar lo más libremente de ello: viajes turísticos, consumo, hobbies, etc. en que los hijos suponen un impedimento que muchos son los que no están dispuestos a asumir.
Y luego está el tema recurrente del despoblamiento rural (que se une al del despoblamiento general en nuestras áreas culturales). España tenía en 1900 un 20% de población propiamente urbana y 80% rural. En la actualidad es lo contrario. Tampoco en ello somos diferentes a la tendencia general de la Unión Europea. Aunque en esto parece que todo el mundo sigue la misma dinámica, si nos fijamos en los datos de las Naciones Unidas y el Banco Mundial: en 1960, el 67% de la población mundial habitaba zonas rurales; ahora es el 45%. Es decir, existe una tendencia generalizada e imparable a la concentración en grandes áreas, metrópolis, conurbaciones, abandonando extensos espacios rurales, de menores perspectivas laborales, infraestructurales.
Esta polarización se vive igualmente a la “pequeña escala regional”: véase nuestra Extremadura, con tendencia irrefrenable al despoblamiento general y al abandono rural. Ante estos datos objetivos, ¡a ver si los políticos son capaces de plantear remedios en medio de sus discusiones de “galgos o podencos”!

lunes, 20 de enero de 2020


A PROPÓSITO DE LA RECIENTE NOVELA DE MARIO VARGAS LLOSA “TIEMPOS RECIOS”.
DE LAS DICTADURAS LATINOAMERICANAS AL TRÍO DE LAS AZORES

Moisés Cayetano Rosado
Doctor en Geografía e Historia

En 1971, estando viviendo en Barcelona, unos amigos me regalaron un libro revelador: “Poesía revolucionaria guatemalteca”, publicado por la mítica editorial Zero en 1969, con segunda edición en 1970.
Creo que aquel libro reasentó mi estética literaria, haciéndola especialmente comprometida, incluso militante en cuanto a derechos humanos y “contestación” ante la injusticia emanada de los más poderosos de la Tierra, revestidos de la piel de cordero que siguen teniendo todavía, y tendrán de por siempre sin remedio.
Los poetas guatemaltecos seleccionados escribían con una alta calidad literaria, a la vez que ponían el verso al servicio de los más desasistidos, humillados, empobrecidos y pisoteados, en un entorno intervenido por los “amos del mundo”, provenientes del norte del continente americano. Muchos de ellos sufrirían persecución, torturas y muertes, por su trabajo literario y militante. Eran, fundamentalmente, los años de la dictadura del coronel Carlos Castillo Armas,  elevado al poder por los EE.UU., maniobrado por la CIA, tras derrocar al gobierno del presidente Jacobo Árbenz, que estaba tratando de convertir Guatemala en un estado democrático, con libertad de expresión, asociación, sindicación, respeto a los derechos humanos, extensión a toda la población de la sanidad y educación básica, política fiscal que hiciera pagar impuestos a los más enriquecidos y reparto de tierras improductivas entre los indígenas desposeídos.
La norteamericana United Fruit Company, poderosa empresa bananera estaba alarmada con lo que podría ser un cambio en su modelo monopolista, esclavizante de sus trabajadores y exenta de impuestos y gravámenes. Y lo que era peor: que sirviera de ejemplo para otros países centroamericanos y del sur continental, donde practicaba el mismo tipo de explotación y depredación.
De ahí el complot para derrocar al gobierno legítimo y encumbrar a unos dictadores-títeres que arrancaran de raíz todo tipo de veleidades democráticas, bajo la excusa de que “estaban entrando bajo la órbita soviética”, siendo punta de lanza del comunismo, que envenenaría al continente americano.
Por mucho que el presidente Árbenz trataba de convencer al embajador estadounidense -un furibundo macartista en los años de la Guerra Fría- de que lo que se pretendía era asimilarse al modelo que él mismo representaba, y que precisamente el régimen de libertades era lo contrario a lo que significaba la Unión Soviética, éste le planteó claramente la necesidad de su renuncia, con el “aval” de los marines preparados para la invasión del país, con baño de sangre indiscriminado, en caso de negarse a ello.
Todo se resolvió tal como las grandes multinacionales deseaban, pues a la vez la intoxicación periodística de la opinión pública norteamericana había creado un estado de opinión favorable al intervencionismo descarado “para salvar la civilización occidental”. Intoxicación, como detallará Vargas Llosa en su última obra -de la que un poco más adelante nos ocuparemos- no de la prensa conservadora, sino de la liberal, “la que llega al mayor público, para dar mayor verosimilitud al asunto”, maniobrando con ella “convenientemente”, con el poder del dinero.
La persecución, encarcelamiento, torturas y asesinatos de intelectuales, sindicalistas y políticos “sospechosos”, así como de trabajadores apoyantes del gobierno legal fue brutal y “aleccionadora”. Y en esta publicación de “Poesía revolucionaria guatemalteca” queda patente, tanto en el estudio introductorio de Mª Luisa Rodríguez Monjón como en los poemas desgarrados de los 20 poetas seleccionados.
Pero esto podría considerarse una “visión interesada” desde el radicalismo izquierdista si no tuviéramos a mano actualmente la recién publicada novela del nada sospechoso de connivencia con el comunismo Mario Vargas Llosa: “Tiempos recios”, muy en la línea de su anterior “Fiesta del Chivo”, sobre la dictadura del general Leónidas Trujillo en la República Dominicana, con el que este nuevo dictador guatemalteco establece los contactos decisivos para iniciar el golpe militar.
Mario Vargas Llosa, en esta novela basada en hechos reales, que más parece un amplio reportaje periodístico que una obra de ficción, confirma todo lo dicho anteriormente de una manera clara y contundente. El Premio Nobel de Literatura, a lo largo de las 353 páginas de la obra, va detallando minuciosamente las maniobras orquestadas por la United Fruit Company y la CIA para llegar al control de la nación y su derivación a toda Centroamérica e incluso el Cono Sur americano, cuyos ecos llegan hasta la misma actualidad que hoy día vivimos.
Lean la narración y extrapolen su contenido a tantas operaciones que después se darían por el mundo, como aquella tremenda alianza del “Trío de las Azores” en que nos vimos involucrados, con la excusa de “salvar la civilización occidental”. Verán tantas similitudes que creerán estar en una segunda parte de la obra de Vargas Llosa, que ojalá algún día se atreva a novelar.

lunes, 13 de enero de 2020


HA MUERTO ANTÓNIO GERVASIO, LUCHADOR EJEMPLAR.
Como recordatorio al gran hombre íntegro, honrado, valiente, comprometido, luchador que ha sido António Gervasio hasta su muerte el 10 de enero de 2020, quiero traer aquí unas páginas de nuestra Revista Transfronteriza O PELOURINHO, donde António Gervasio da testimonio de las torturas a que fue sometido por la PIDE en la larga dictadura salazarista portuguesa. Este líder de la Reforma Agraria portuguesa, campesino y político, gran orador y meticuloso recopilador de la memoria Histórica Obrera, es un ejemplo para todas las generaciones. Descanse en Paz.



INTERVENÇÃO DE JERÓNIMO DE SOUSA, SECRETÁRIO GERAL DO pcp.  FUNERAL DE ANTÓNIO GERVÁSIO
«O melhor tributo que podemos prestar a António Gervásio é o de estarmos à altura da sua dedicação à causa revolucionária do seu Partido»
Camaradas, amigos:
Com profunda mágoa e tristeza, estamos aqui para nos despedirmos do camarada António Gervásio, um homem de grande coragem e uma vida de incansável lutador, inteiramente consagrada aos interesses dos trabalhadores, do povo e do País, à luta contra a ditadura fascista e pela liberdade, à nossa Revolução libertadora de Abril e à defesa das suas conquistas, ao ideal e ao projecto comunista.
Neste triste e comovido último adeus ao camarada António Gervásio, aqui queremos mais uma vez dirigir à sua família, à sua mulher Maria Lourença Cabecinha, sua companheira de sempre, filha desta terra, funcionária do Partido na clandestinidade, prisioneira antifascista, mulher de coragem a quem o nosso Partido muito deve pela sua longa trajectória de militância comunista, ao seu filho, à sua neta e a todos os que por ele sentiam laços de afecto mais próximos e fortes, a mais sentida solidariedade do nosso Partido e do seu colectivo partidário para com a sua dor e sofrimento.
Nascido em S. Mateus, Nossa Senhora da Vila, no concelho de Montemor-o-Novo, nesta terra de grandes tradições revolucionárias, António Gervásio era um operário agrícola que cedo conheceu a exploração e dureza da luta pelo pão e a liberdade. Aderiu ao PCP em 1945, aos 18 anos, para entregar toda uma vida de dedicação à causa da emancipação dos trabalhadores e do povo e da luta por uma sociedade nova liberta da exploração.
Aqui, nesta terra e concelho, começou por participar e dirigir várias lutas, por melhores jornas e contra o desemprego.
Aos 27 anos, António Gervásio, mergulhou na clandestinidade como funcionário do Partido, para realizar tarefas de Norte a Sul do País. Assim foi antes e depois do 25 de Abril, tendo sido um dirigente destacado do PCP durante muitos anos.
Foi membro do seu Comité Central de 1963 a 2004 e da sua Comissão Executiva entre 1966 e 67. Membro da Comissão Política do Comité Central de 1976 a 1990 e da Comissão Central do Controlo entre 1996 e o ano 2 000.
São enormes e dignas de ser sempre recordadas como exemplo, as provas de coragem e firmeza revolucionária de que António Gervásio deu mostras em muitos momentos da sua vida de intrépido combatente em defesa dos interesses e aspirações dos trabalhadores e perante os torcionários da PIDE.
Preso três vezes durante o período da ditadura fascista de Salazar e Caetano, em 1947, 1960 e 1971, passou, no conjunto, cinco anos e meio nas prisões do Aljube, de Caxias e Peniche.
Não cumprindo a totalidade das penas a que foi condenado. Do Forte de Caxias evadiu-se, em 1961, na célebre e audaciosa fuga no carro blindado de Salazar com outros dirigentes comunistas, para retomar de imediato o seu posto de combate e a luta do seu Partido e do nosso povo contra a ditadura fascista.
Na prisão de 1971 havia sido condenado a 14 anos de cadeia e a “medidas de segurança”. Estava na prisão do Forte de Peniche quando irrompe a Revolução de Abril. Será um dos presos libertados na madrugada de 27 com a intervenção do destacamento militar, comandado pelo Capitão Machado Santos, também falecido nesta última sexta-feira e perante quem nos inclinamos também, honrando a sua memória neste dia de tristeza e dor para todos nós.
Nas prisões de 1960 e 1971, António Gervásio foi brutalmente torturado e espancado. Na prisão de 1971 foi impedido de dormir durante 18 dias e 18 noites. A tudo resiste e a nada renunciou, como homem de carácter e firmes convicções comunistas.
No seu julgamento na Boa Hora, em Maio de 1961, é espancado em pleno tribunal, por denunciar as torturas da PIDE.
Percorrendo o País de lés a lés, o dirigente revolucionário António Gervásio, deu uma valiosa contribuição para erguer e afirmar o PCP como um grande partido nacional. Fê-lo com a sua reconhecida tenacidade e modéstia desinteressada na realização das múltiplas tarefas que o Partido lhe confiou.
Aqui, nos campos do Sul, foi um participante directo e incansável em todo o processo da Reforma Agrária, esse grande sonho de gerações e gerações de proletários agrícolas, que se tornou momentaneamente realidade com a Revolução de Abril, sob a consigna “a terra a quem a trabalha”, com a constituição de Unidades Colectivas de Produção, visando a liquidação do latifúndio que tanta miséria semeou nestes campos de Montemor-o-Novo e no Alentejo.
Aqui, nestas terras do Alentejo, tinha já muito antes desempenhado um relevante papel na organização e condução de pequenas e grandes lutas, nomeadamente nas históricas greves de Maio de 1962 que levaram à conquista das 8 horas pelos trabalhadores dos campos do Alentejo e Ribatejo.
António Gervásio desempenhou não apenas importantes funções partidárias, mas também importantes funções institucionais.
Após o 25 de Abril foi deputado à Assembleia Constituinte que elaborou a Constituição da República Portuguesa, cujo conteúdo progressista e valores que ainda consagra constituem referência para a construção de uma política que assegure um Portugal mais justo e desenvolvido. Foi igualmente eleito, em 1979, deputado à Assembleia da República e integrou durante vários mandatos a Assembleia Municipal de Montemor-o-Novo.
Neste momento de despedida, valorizamos os valiosos testemunhos que nos deixa da sua rica experiência de vida e de luta, nomeadamente o seu mais recente livro, «Histórias da Clandestinidade», contribuindo para a preservação da memória do que foi o fascismo e de como o PCP enfrentou a repressão e se constituiu como o partido da classe operária e de todos os trabalhadores, e a força dirigente da oposição antifascista.
O camarada António Gervásio deixou de estar entre nós, mas o seu percurso de vida, o seu exemplo de militante e dirigente do PCP perdurará em todos e em cada um de nós para prosseguirmos a luta de emancipação social que o animou.
O melhor tributo que podemos prestar a António Gervásio é o de estarmos à altura da sua dedicação à causa revolucionária do seu Partido, da sua vontade de honrar os compromissos de vida e de luta e da sua inquebrantável determinação e vontade de fazer sempre mais e melhor para servir a causa justa do seu Partido, com tudo o que ele comporta de aspiração, sonho e projecto por um mundo melhor.
Até sempre, camarada!